28 C
Resistencia
viernes, noviembre 26, 2021

Un planeta lejano brinda pistas de cómo puede terminar la vida en la Tierra

Portada del Día

Noticias Relacionadas

Muchas veces nos preguntamos cómo será el final natural de la vida en la Tierra. Si es que el hombre no destruye su propio hábitat antes, sabemos que cuando el Sol, la única fuente de calor externa se apague, la vida dejará de existir tal como la conocemos.

Ahora, los científicos pueden dejar de teorizar sobre esta hipótesis y observar realmente cómo un mundo lejano está atravesando la muerte de su estrella cercana. Un planeta oscurecido que rodea el débil remanente de una estrella quemada a unos 6000 años luz de la Tierra muestra cómo se verá nuestro propio sistema solar al final de su existencia.

El superviviente lejano, descrito en un estudio publicado la semana pasada en la revista Nature, parece ser un gigante gaseoso similar a Júpiter y brinda una imagen de un sistema planetario alrededor de una estrella moribunda. La estrella es una “enana blanca”, un remanente estelar resplandeciente que quedó de la fase de “gigante roja” de su desaparición, cuando se expandió decenas de miles de veces después de haber gastado el combustible de hidrógeno para sus reacciones de fusión nuclear y luego colapsó un unos cientos de millones de años después.

Según los expertos detrás de la investigación, es probable que todos los planetas más cercanos a la estrella hayan sido destruidos, y que el mismo destino le suceda a nuestro propio mundo cuando el sol queme todo su hidrógeno en aproximadamente 5 mil millones de años. “Cuando el sol se expande hacia afuera en lo que se conoce como su fase de gigante roja, probablemente destruirá Mercurio y Venus y posiblemente la Tierra. El sol se habrá calentado demasiado para que cualquier cosa en la Tierra sobreviva mucho antes de eso, y su fase de gigante roja causará lagos de lava, continentes rotos y explosiones devastadoras de intensa radiación ionizante, si no fragmenta nuestro planeta por completo”, precisó el autor principal del estudio, Joshua Blackman, astrónomo de la Universidad de Tasmania en Australia.

Pero no todo son malas noticias: se espera que Marte y los gigantes gaseosos exteriores (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) sobrevivan al agotamiento del sol. Idea que se refuerza con este descubrimiento lejano. “Nuestro hallazgo es evidencia de que la imagen estándar de cómo evolucionan los sistemas planetarios a medida que muere su estrella anfitriona probablemente sea correcta”, dijo Blackman.

“La enana blanca recién encontrada fue detectada hacia el centro de nuestra galaxia por un efecto gravitacional llamado “microlente” al pasar frente a una estrella aún más lejana. La gravedad de la enana blanca hizo que la estrella distante pareciera volverse más brillante durante unos años, un breve destello en tiempo astronómico, a medida que su masa enfocaba la luz a través de lentes gravitacionales”, explicó el doctor Jean-Philippe Beaulieu del Institut d’Astrophysique de Paris quien dirigió la investigación y es coautor del estudio. Un segundo destello de luz reveló el planeta en órbita.

Las estrellas como el sol crecen decenas de miles de veces en una fase de gigante roja después de quemar todo su combustible nuclear antes de colapsar en débiles restos de “enanas blancas” (Las estrellas como el sol crecen decenas de miles de veces en una fase de gigante roja después de quemar todo su combustible nuclear antes de colapsar en débiles restos de “enanas blancas” (Observatorio WM Keck)
Las estrellas como el sol crecen decenas de miles de veces en una fase de gigante roja después de quemar todo su combustible nuclear antes de colapsar en débiles restos de “enanas blancas” (Las estrellas como el sol crecen decenas de miles de veces en una fase de gigante roja después de quemar todo su combustible nuclear antes de colapsar en débiles restos de “enanas blancas” (Observatorio WM Keck)
Blackman adelantó que el gigante gaseoso, aproximadamente 1,4 veces la masa de Júpiter, está orbitando entre 260 y 600 millones de millas de la enana blanca. Aunque es probable que se haya formado más lejos de la estrella que su órbita actual, el encogimiento de la estrella anfitriona después de su fase de gigante roja no la había acercado tanto que se fragmentó, lo que se ha teorizado en algunos modelos. “Creemos que el planeta sobrevivió a la fase de gigante roja de la evolución de su estrella probablemente intacto”, dijo.

Lisa Kaltenegger, profesora asociada de astronomía y directora del Instituto Carl Sagan de la Universidad de Cornell, indicó que el nuevo descubrimiento es una prueba más de que los planetas pueden sobrevivir a la desaparición de sus estrellas. Kaltenegger, que no participó en la última investigación, formó parte de un equipo que informó la detección de un planeta gigante diferente orbitando una estrella enana blanca a fines del año pasado, el primero que se ha visto.

Sin embargo, ese estudio mostró que el planeta completa una órbita completa cada 1,4 días, por lo que está mucho más cerca de la enana blanca que Mercurio del sol. Kaltenegger aseguró que es probable que se haya formado mucho más lejos y se haya movido en espiral hacia adentro a medida que la estrella se encogió hasta que se detuvo a unos pocos millones de millas de distancia.

En conjunto, los descubrimientos muestran que los planetas exteriores, y quizás sus lunas, pueden sobrevivir a la desaparición de sus estrellas, aunque sus órbitas finales parecen depender de sus circunstancias, dijo. Aunque los remanentes de enanas blancas no producen mucha luz, sí producen suficiente calor para calentar sus planetas más internos, lo que implica que todavía podría existir vida en tal sistema planetario cuando su estrella “muera”.