Connect with us

Internacional

Trump-Bide. Más allá de quién gane las elecciones, la lucha continuará.

Publicado

on

Las próximas elecciones presidenciales en los Estados Unidos tendrán lugar en un momento crucial de la historia. El sistema económico capitalista se enfrenta actualmente a una de sus peores crisis. La crisis ecológica de nuestro planeta ha ido de mal en peor, ya que el capitalismo resulta incompatible con la sostenibilidad social o ambiental.

La pandemia covid19 está teniendo un impacto masivo en los pobres y los millones de marginados que tienen un acceso limitado a la atención de la salud, están perdiendo sus empleos y están expuestos a los mayores riesgos. La crisis de la salud lleva años gestándose y, como resultado de la respuesta tan deficiente del gobierno a la pandemia, más de 8,7 millones de personas se han infectado y 225 mil han muerto en los Estados Unidos.

La elección de Donald Trump en 2016 fue un punto de inflexión en la política estadounidense, ya que reflejó un proceso de creciente polarización. Envalentonó a la derecha y a los fascistas, pero no impidió el contraataque de la clase trabajadora y las comunidades negra, latina e inmigrante. El movimiento Black Lives Matter y millones de personas respondieron al brutal asesinato de George Floyd con el mayor movimiento de masas desde la década de 1960. Un amplio movimiento desafió el racismo y la brutalidad policial a pesar de la represión, exigiendo que se desfinanciara a la policía y exigiendo cárcel para los policías asesinos.

Tanto el movimiento Black Lives Matter como el feminista señalan el camino a seguir. También muestran la necesidad de construir una organización política que encarne esas luchas, así como las de la clase trabajadora, que a
pesar de los obstáculos que interpone la burocracia sindical ha participado en cientos de huelgas este año, muchas de ellas en solidaridad con el BLM. La rebelión antirracista debilitó la apuesta de Trump por la reelección.

Una reelección de Trump seguiría siendo una amenaza para los trabajadoresde este país, envalentonando a los supremacistas blancos y a la extrema derecha, dando continuidad a los ataques contra los derechos democráticos.
La mayoría de la gente en los EE.UU. quiere poner fin a la presidencia de Trump, que ha sido especialmente beneficiosa para las multinacionales. Al igual que esa mayoría, reconocemos que el Presidente Trump se ha
apoyado en el racismo para sembrar divisiones en la sociedad y marginar aún más a los afroamericanos y a los inmigrantes.

Trump y sus aliados ultraconservadores también han impulsado políticas antiaborto, lo que supone un revés para los derechos reproductivos de las mujeres. Nosotros también queremos derrotar a Trump y su derechismo populista. Pero creemos que sustituir a un político reaccionario recalcitrante por un político como Joe Biden no es la solución. Como socialistas revolucionarios, somos transparentes y advertimos a la gente que Joe Biden no permitirá avances significativos contra la explotación capitalista, el racismo y todas las formas opresión, ya que representa al Partido Demócrata, el otro partido capitalista. De hecho, los demócratas han fracasado a la hora de ejercer una oposición coherente a la presidencia de Trump. La verdadera oposición ha venido de las masas movilizadas en las calles y ahí es donde una alternativa política real está en forma embrionaria.

Como Trump ha prometido no ceder si pierde las elecciones, llamamos a los trabajadores que exijan a sus sindicatos planes de huelga si hay algún intento de fraude por parte del gobierno y que todos los activistas se preparen para salir a las calles. Algunos sindicatos, por ejemplo en Seattle, se están pronunciando en este sentido e incluso están considerando la posibilidad de una huelga general, lo cual es muy positivo, pero es su responsabilidad ir más allá de las palabras y organizarse. En los Estados Unidos, los dos partidos del capitalismo, el republicano y el demócrata
respectivamente, siguen sirviendo a los intereses de los ricos, y en el mundo practican políticas imperialistas. Tal como están las cosas, para la clase trabajadora las elecciones presidenciales de EE.UU. no ofrecen ninguna
alternativa política para atender sus necesidades cotidianas. Por ejemplo, desde el comienzo de la pandemia, los activistas de la vivienda en todo el país han exigido la cancelación del alquiler. Pero la demanda de cancelar el
alquiler para las personas que perdieron sus trabajos e ingresos durante la pandemia ha enfrentado la resistencia tanto del presidente Trump como de los demócratas. Si hay una moratoria de desalojo vigente es por la presión
desde abajo.

El sistema electoral de los EE.UU. está diseñado para evitar que las fuerzas políticas emergentes que representan los intereses de la clase trabajadora logren representación en el Congreso y en el Senado, ya que no hay representación proporcional y se impone una hegemonía bipartidista. La elección presidencial de segundo grado a través del colegio electoral viola el principio de “una persona, un voto”. Además, hay prácticas de supresión de votantes utilizadas por los republicanos, dirigidas específicamente contra los afroamericanos, nativos americanos y otras comunidades oprimidas. Necesitamos luchar para poner fin a estas características antidemocráticas
del sistema electoral de los EE.UU.

Vivimos en un país rico que tiene suficientes recursos para proporcionar servicios básicos como la vivienda y la atención sanitaria gratuita y universal para todos, así como el acceso a la educación pública gratuita en todos los
niveles. Para lograr un verdadero cambio económico y social, que ponga las necesidades de la clase trabajadora, la juventud, los sectores populares y marginados, por encima de las ganancias y para acabar con el racismo y la
represión, es necesario luchar por un gobierno de la clase trabajadora. En esa perspectiva debemos situar todas nuestras actuales luchas democráticas y sociales, destacando la necesidad de organizar y luchar en las calles, más
allá del ámbito electoral, y organizarnos en una nueva alternativa política, un nuevo partido o movimiento de izquierda independiente que represente verdaderamente los intereses de la clase trabajadora, la juventud y el
movimiento antirracista. Un paso importante en esa dirección sería un frente unido de la izquierda socialista. La unidad en la acción y la realización de los debates necesarios ayudarían a construir esa alternativa política para las
millones de personas que se han movilizado este año y lo seguirán haciendo en el futuro contra la austeridad, la pérdida de puestos de trabajo, por el derecho a la salud, contra el racismo y en defensa de los derechos
democráticos. Entendemos y respetamos que millones de votantes usarán la boleta de Biden-Harris a regañadientes como un voto contra Trump. Por nuestra parte no votaremos ni por Trump ni por Biden, llamamos a un voto crítico para cualquiera de los candidatos presidenciales de la izquierda independiente. También apoyamos el voto para los candidatos de la izquierda independiente a nivel local.

Socialist Core-Nucleo Socialista (UIT-CI)
Unidad Internacional de Trabajadoras y Trabajadores-Cuarta Internacional
www.uit-ci.org
New York, 28 de octubre de 2020

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Coronavirus

El Papa Francisco fue vacunado contra el coronavirus en el Vaticano

Publicado

on

Por

El pontífice, de 84 años y considerado “grupo de riesgo” por su edad, recibió la vacuna producida por Pfizer-BioNTech después de que se aplicara a los guardias suizas del Vaticano.

El papa Francisco recibió este miércoles la vacuna contra el coronavirus en el Vaticano, en el inicio de la campaña de inmunización de la Santa Sede.

El pontífice, de 84 años y considerado “grupo de riesgo” por su edad, recibió la vacuna producida por Pfizer-BioNTech después de que se aplicara a los guardias suizas del Vaticano, agregaron las fuentes.

La vacunación al Papa se dio apenas horas después de que iniciara la inmunización en el Vaticano, que empleará 10.000 dosis del fármaco producido por Pfizer-BioNTech que adquirió a fines de diciembre y que llegaron esta semana a la Santa Sede.

Francisco se dará la segunda dosis de la vacuna dentro de tres semanas, por lo que llegaría con la inmunización debida al viaje aún en agenda que el Papa tiene previsto a Irak, entre el 5 y el 8 de marzo, que de todos modos puede ser postergado en función de la situación epidemiológica global.

Además del Papa y guardias suizos, la primera tanda de vacunas será destinada los grupos más expuestos a la pandemia, como enfermeros, médicos y gendarmes que trabajan dentro del Vaticano.

La campaña de vacunación de la Santa Sede tiene lugar en el atrio del Aula Pablo VI, el complejo techado a un costado de la Basílica de San Pedro en el que el Papa suele dar sus audiencias generales cuando llueve o en los meses de enero (por el frío) y agosto (por el calor).

La gestión de las vacunas dentro de la Santa Sede está a cargo del denominado Fondo de Asistencia Sanitaria (FAS), el ente bajo el que orbitan el sistema de Salud de los cerca de 3.300 empleados vaticanos.

Además, las vacunas compradas por la Santa Sede estarán a disposición del grupo familiar de los empleados anotados en el FAS, informaron fuentes vaticanas a Télam,

El propio Francisco había confirmado este fin de semana en una entrevista a la televisión italiana que se había anotado en la lista para ser inmunizado y lo había considerado una “opción ética”.

“No sé porqué alguien dice: ‘no, la vacuna es peligrosa’, pero si los médicos te la presentan como algo que se puede ser bueno, que no tiene peligros especiales, ¨¿por qué no tomarlo?”, se preguntó el Papa entonces.

“Hay una negación suicida que no puedo explicar, pero hoy hay que vacunarse”, agregó durante la entrevista televisada por el canal 5 italiano.

En las últimas horas, el secretario personal del papa emérito Benedicto XVI, Georg Gainswein, agregó que también Joseph Ratzinger, de 93 años, se dará la vacuna “cuando esté disponible”.

Durante su mensaje de Navidad a fines de 2020, Francisco había pedido que las vacunas contra el coronavirus “estén a disposición de todos”.

“Hoy, en este tiempo de oscuridad e incertezas por la pandemia, aparecen diversas luces de esperanza, como el descubrimiento de las vacunas, pero para que puedan iluminar al mundo entero deben estar a disposición de todos”, planteó el pontífice en el mensaje que dirigió desde el Aula de las Bendiciones del Vaticano, enmarcado en la pandemia de coronavirus.

A fines de diciembre, el Vaticano emitió además un comunicado en el que consideró que rechazar la vacuna contra el coronavirus “podría aumentar gravemente los riesgos para la salud pública” y “para otros”, al tiempo que pidió que las campañas de vacunación se hagan “dando prioridad a los que más lo necesitan”.

“Creemos que es importante considerar tomar una decisión responsable al respecto, dado que el rechazo de la vacuna también puede suponer un riesgo para otros”, señalaron de forma conjunta la Pontificia Academia para la Vida y la Comisión Especial para la Covid-19 en un comunicado conjunto sobre los procesos de vacunación que inician en varios países

“Por lo tanto, esa negativa podría aumentar gravemente los riesgos para la salud pública”, agregaron los organismos

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Google bloqueó los avisos políticos y YouTube suspendió el canal de Trump, hasta que asuma Biden

Publicado

on

Por

En una carta a sus anunciantes, Google explicó que el objetivo de la medida es reducir el riesgo de incitación a la violencia y promoción del odio con vistas a la asunción de Biden y luego de la inédita toma del Capitolio por simpatizantes de Trump.

La plataforma YouTube, propiedad de Google, suspendió por “al menos siete días” el canal del presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, y suprimió uno de los videos que había publicado por vulnerar su política contra la incitación al odio.

“Dada la preocupación sobre el actual riesgo de violencia, hemos suprimido el nuevo contenido publicado en el canal de Donald J. Trump por violación de nuestras políticas”, escribió la plataforma en un comunicado.

El canal del mandatario quedó “temporalmente inhabilitado para descargar nuevos contenidos por al menos siete días”, añadió.

Asimismo, la propia Google informó que resolvió bloquear todos los avisos de carácter político hasta que asuma el presidente electo, Joe Biden, el 20 de este mes.

“Ante los acontecimientos de la semana pasada, ampliaremos nuestra aplicación de políticas de contenido de carácter sensible para detener temporalmente todos los anuncios políticos, además de cualquier anuncio que haga referencia al juicio político, la inauguración o las protestas en el Capitolio de Estados Unidos”, dijo un vocero de la empresa, según la agencia de noticias Europa Press.

En una carta a sus anunciantes, Google explicó que el objetivo de la medida es reducir el riesgo de incitación a la violencia y promoción del odio con vistas a la asunción de Biden y luego de la inédita toma del Capitolio por simpatizantes de Trump, ocurrida el miércoles pasado.

La semana pasada, Facebook suspendió las cuentas de Trump tras la violenta invasión del Congreso estadounidense por una turba de seguidores del mandatario, que perturbó la certificación de la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Twitter fue aun más lejos al suprimir la cuenta del mandatario republicano, quitándole su plataforma favorita. Otras redes sociales como Snapchat y Twitch también suspendieron la cuenta de Trump.

La ola de cierre de cuentas y suspensiones de los perfiles del mandatario saliente desató un fuerte debate sobre la libertad digital, el derecho a la información, la libertad de expresión y sobre la pertinencia de que sean las mega empresas, representantes de la elite tecnológica quienes zanjen el problema, al margen de toda referencia a una ley elaborada desde el Estado y sus representantes electos.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Nueva demanda de EEUU contra Google por considerarla ilegalmente monopólica

Publicado

on

Por

Un grupo de 38 estados de Estados Unidos presentó una nueva demanda contra Google para poner fin a lo que consideran un “monopolio ilegal” del gigante de las búsquedas en Internet, informó en un comunicado la fiscal general de Nueva York, Letitia James.

“Estoy presentando una demanda contra Google junto a otros 37 fiscales generales para poner fin a su monopolio ilegal en los servicios de búsqueda”, remarcó la funcionaria en Twitter.

En una declaración separada emitida por su oficina y recogida por la agencia de noticias Sputnik, James dijo que a través de su conducta ilegal, la compañía se aseguró que cientos de millones de personas recurran primero a Google cuando buscan una respuesta.

“Pero no hace falta una búsqueda en la web para comprender eso, el poder corporativo sin control no debería tener un manejo desproporcionado sobre nuestros datos e información”, evaluó.

El miércoles, el estado de Texas ya había presentando una demanda contra Google por su accionar anticompetitivo.

En octubre el Departamento de Justicia inició también una demanda antimonopolio contra la compañía por presunto abuso de su dominio en las búsquedas de Internet.

En ese entonces la compañía respondió que la demanda era “profundamente defectuosa”.

Según la empresa, propiedad del magnate norteamericano Mark Zuckerberg, también dueño de Facebook, Instagram y WhatsApp, la gente usa Google porque lo elige, “no porque sea forzada o porque no pueden encontrar alternativas”.

Comments

comments

Seguir leyendo

Mas leidas