12.1 C
Resistencia
lunes, agosto 8, 2022

Murió el expolicía condenado por la muerte de Víctor Choque en 1995

Portada del Día

Noticias Relacionadas

El exoficial de la policía de Tierra del Fuego Félix Polo, condenado por la muerte del obrero Víctor Choque en 1995, falleció este fin de semana a los 62 años como consecuencia de un paro cardíaco mientras daba clases de educación física, según informó la asociación atlética que presidía desde 2002.

Polo fue el efectivo de la policía provincial que disparó su arma reglamentaria contra un grupo de manifestantes durante una protesta generalizada producida en la ciudad de Ushuaia a raíz del despido de 90 operarios de la exfábrica Continental Fueguina, el 11 y 12 de abril de 1995.

Como consecuencia de aquel disparo falleció Choque, un trabajador de la construcción que participaba de la protesta y al que se considera el primer muerto durante un conflicto gremial desde el regreso de la democracia, en 1983.

Polo fue condenado a nueve años de prisión efectiva por “homicidio simple”, durante un juicio realizado por la justicia fueguina que concluyó el 1 de octubre de 1996, recordaron voceros judiciales.

Luego de cumplir su pena, el policía se abocó a la actividad atlética, y tras destacarse como maratonista comenzó a formar a jóvenes en ese deporte, hasta fundar la “Agrupación Atlética Fin del Mundo” que presidía en la actualidad.

Esa entidad fue la encargada de comunicar la noticia del fallecimiento de Polo, a través de un comunicado.

El deceso se produjo “cuando dictaba clases a deportistas en la Escuela 34 de Ushuaia, con la pasión que siempre lo caracterizó, y que muchísimos de sus entrenados le supieron reconocer”, indicó la asociación.

El exefectivo policial estaba casado, tenía un hijo y dos hermanos.

Los denominados “incidentes de Semana Santa de 1995” en Ushuaia comenzaron el 11 de abril de ese año, luego de que la policía desalojó por la fuerza la planta de la exfábrica Continental, ocupada por sus obreros en forma pacífica, lo que se tradujo en decenas de heridos.

Dirigentes sindicales de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) convocaron a marchar contra la represión, lo que derivó en disturbios generalizados durante la noche del 11 y en especial durante el 12 de abril.

Ese día, uno de los principales focos de conflicto se produjo frente a la Jefatura de Policía, que fue atacada a piedrazos por los manifestantes.

Los efectivos reprimieron lanzando disparos de balas de goma, aunque algunos también accionaron sus armas reglamentarias, como el caso de Polo, quien terminó hiriendo en la cabeza a Choque, un obrero que solo observaba los disturbios a unos 150 metros del lugar donde acontecían.

La investigación judicial concluyó con la condena del exoficial un año después, mientras que otros siete uniformados de bajo rango recibieron penas de prisión en suspenso e inhabilitaciones por excederse en sus atribuciones y cometer delitos como “vejación en actos de servicio, apremios ilegales y abuso de armas”.

El exgobernador José Estabillo, quien gobernaba la provincia en esos años y fue sindicado como el máximo responsable político de la represión, fue reelecto con el 56% de los votos en septiembre de 1995.