Connect with us

Espectaculos

La odisea de los giles, Mejor película iberoamericana en los Premios Goya

Publicado

on

La película La odisea de los giles, de Sebastián Borensztein, se alzó el último sábado con el premio a Mejor película iberoamericana en la 34a edición de los Premios Goya de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfica de España.

“Me gusta hacer esas películas, no es que lo elijo, es lo que creo, la posición que yo tengo, entretener al público dándole a la vez un espacio de reflexión. El buen cine es el que combina ciertas dosis de reflexión con entretenimiento”, explicó a EFE Borensztein –ausente en la gala, que se realizó en el palacio de deportes José María Martín Carpena, de Málaga–, en una entrevista unos días antes de la gala.

Por ese motivo, los productores se hicieron presentes en la ceremonia y expresaron su emoción al recibir el premio que disputaron con Monos, de Alejandro Landes (Colombia); Araña, de Andrés Wood (Chile) y El despertar de las hormigas, de Antonella Sudasassi (Costa Rica).

El filme de Borensztein tiene como escenario a la Argentina atravesada por la crisis política, económica y social de 2001.

En esta coproducción con España, el autor de Un cuento chino y Koblic reunió al escritor Eduardo Sacheri con actores como Ricardo Darín, Luis Brandoni, Chino Darín, Verónica Llinás, Daniel Aráoz, Carlos Belloso, Rita Cortese, Andrés Parra y Marco Antonio Caponi.

La trama, tomada del libro La noche de la usina (2016), recrea la historia de una decena de trabajadores de un pueblo bonaerense que decide organizarse cuando descubre cómo fueron estafados por un abogado y un gerente de banco previo al estallido de 2001.

Las categorías principales de los Goya 2020, Mejor película y Mejor dirección, fueron para Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar, que se quedó con siete de las 16 ternas en las que estaba nominada y fue la más premiada de la gala.

El filme también también sumó estatuillas por Mejor actor para Antonio Banderas, el primero del intérprete, que le llega tres años después de haber sufrido un infarto al corazón y que entendió como “un regalo para celebrar el cumpleaños”, Mejor actriz de reparto por Julieta Serrano, Mejor montaje, Mejor música original y Mejor guion original.

La segunda gran premiada de la noche fue Mientras dure la guerra, de Alejandro Amenábar, que recibió cinco de las 17 ternas en las que participaba y alzó el Goya a Mejor actor de reparto para Eduard Fernández, Mejor dirección artística, Mejor dirección de producción, Mejor maquillaje y Mejor diseño de vestuario.

Por su parte, Intemperie, dirigida por Benito Zambrano, recibió lauros en las ternas Mejor canción original y Mejor guion adaptado, y Benedicta Sánchez fue reconocida como Mejor actriz revelación por Lo que arde, de Oliver Laxe, filme que se quedó con el premio a Mejor dirección de fotografía.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Espectaculos

Carlitos Balá cumple 95 años: la vigencia de un ídolo eterno

Publicado

on

Por

¡Felices 95 años, maestro! Hoy es un día especial, de enorme magnitud artística y humana para un personaje único dentro del espectáculo argentino y para varias generaciones de chicos que lo siguen admirando y descubriendo como uno de sus ídolos. En efecto, el legendario Carlitos Balá celebrará, junto con Martha, su esposa e incondicional compañera de ruta, un nuevo año de vida, sólo opacado por estos tiempos de cuarentena, encierro y coronavirus. Sin embargo, el espíritu del sensacional cómico no decae y se encuentra muy expectante por retomar su actividad artística, siempre de la mano de Panam, su querida socia en este tramo de su trayectoria.

Como señalábamos, junto con Martha y en línea telefónica con sus hijos, Balá celebrará este acontecimiento -torta y sándwiches de miga mediantes- acompañado de grandes recuerdos y las emociones que signaron una carrera de particular vuelo creativo. ¿Tendrá Carlitos alguna fórmula en especial -más allá de los achaques propios de su edad- para generar esa vitalidad y energía positiva? Seguramente, es esa disposición para hacer reír a los chicos, muchos de ellos hoy padres y abuelos, y porque, además, la risa es sanadora y nos transporta a mundos de deseos y quimeras.

Pero ¿cómo es hoy un día en la vida de Carlitos? Se levanta temprano, desayuna, mira algunos de los filmes clásicos que posee de su archivo personal (preferentemente del género bélico), almuerza, duerme una siesta y, luego, retoma su actividad. Uno de sus incondicionales gustos -antes de la cuarentena- es ir a tomar un café por la Recoleta con Maxi Marbuk, su jefe de prensa, amigo y “nieto postizo”, tal como lo adoptó Carlitos, y generar, desde su departamento, en esas cuadras que realiza, el afectuoso contacto con la gente que se le cruza en el camino. Conversa con los más pequeños, hace chistes y se saca fotos, en consecuencia, con sus seguidores de antes y de ahora.

Hace poco, Carlitos filmó una publicidad en la que saludaba a muchas personas. Cuando observó que eran más de 60, llamó al director y le dijo. “Pibe, traéme, por favor, un micrófono, que les quiero cantar una canción”, a lo que el realizador le acotó: “No, Carlitos…, no hace falta”.

“¿Cómo que no hace falta?”, subrayó el ídolo. “Sí que hace falta, primero, porque es mi trabajo y, además, porque les quiero agradecer que estén acá; les voy a regalar una canción, de lo contrario, no sigo”.

Acto seguido, cantó uno de sus emblemáticos temas. Ejemplo insoslayable de su don de gentes, su calidez y su generosidad humana. Es, en definitiva, el mismo Carlitos que en sus comienzos artísticos se subía a la línea 39 de colectivos y les ofrecía a los pasajeros un pequeño show que ya lo mostraba como un incipiente cómico en pleno ascenso. Era la década de 1950 y él contaba con 20 años y una vocación que se afianzaba, cada día más. “Hasta mi último día lucharé por subir a un escenario y devolver el amor que yo vengo recibiendo hace 60 años”. Declaración de principios de un artista que, magia mediante, nos traslada, más allá de los años transcurridos de nuestras vidas, a ese territorio tan querible y siempre presente como lo es la infancia.

Comments

comments

Seguir leyendo

Espectaculos

Bienvenidos a bordo: Karina ganó un taxi 0 kilómetro y la licencia, y emocionó a todos con sus palabras

Publicado

on

Por

Karina Quinteros ganó este miércoles 12 de agosto un taxi 0 kilómetro y la licencia en Bienvenidos a bordo, luego de formar una escalera ascendente en el juego de las ruletas del programa de Guido Kaczka.

“Estoy muy contenta de estar acá, me anotaron mis hijos Brian y Maximiliano, de 19 y 21 años”, se presentó la taxista. Y agregó: “Soy muy jodida con la limpieza y el orden. A mis hijos les pido que estudien y trabajen”.

Después, Karina contó que no está en pareja y que maneja un taxi desde hace un año. “Tuve necesidad de trabajar, antes era ama de casa. Soy muy buena taxista, lo único que ando un poco perdida porque soy cordobesa. Soy de Capilla del Monte, vine a Buenos Aires hace casi cinco años”, explicó.

Antes de la primera ruleta, la participante eligió el número 7, su favorito. Al salir el 6, en la segunda ruleta tuvo que buscar el 5, el 7 o el libre. Y salió el 7. De esta manera, en la última ruleta tenía que sacar el 8 para completar la escalera ascendente o la bandera amarilla y negra. ¡Y sacó el 8!

“¡Qué lindo, Karina! ¡Felicitaciones, qué bien lo hiciste! Taxi y licencia, tenés las dos cosas”, la felicitó Guido Kaczka a Karina Quinteros, quien estaba entre asombrada y emocionada.

“Muchísimas gracias”, fue lo único que alcanzó a decir.

“Esperá que te voy a ir a ver”, propuso el conductor.

“No lo puedo creer. Estoy feliz porque mis días son una lucha, sola y con dos hijos. No tenés idea lo bien que me viene”, le dijo Karina a Guido, provocando la emoción de todos con sus palabras.

Comments

comments

Seguir leyendo

Espectaculos

Un grupo de reconocidos artistas jóvenes creó ACTA, la Asociación Civil de los Trabajadores del Arte

Publicado

on

Por

Gastón Soffritti es el presidente y Peter Lanzani el vice. Acá, los objetivos de la organización y el resto de los miembros más reconocidos.

La cuarentena reunió a un importante grupo de artistas “jóvenes” que decidieron crear la Asociación Civil de Trabajadores del Arte (ACTA). Ellos la definen como una “institución transversal a las existentes que viene a promover el diálogo y generar debates para entender necesidades propias y ajenas”.

“Nacidos en democracia y criados en la era digital, nos agrupamos para volver a pensar nuestra industria. La única manera de tener una industria sólida y consistente en el tiempo, es haciéndonos cargo de lo que nos pertenece”, sostienen. El presidente de la Asociación es Gastón Soffritti, que se propone “otorgarle una mirada nueva y fresca a nuestra industria”, y el vicepresidente, Peter Lanzani.

El primer desafío de ACTA es “la reconstrucción de una industria del arte sustentable, sostenible en el tiempo y competitiva en el mundo” y los miembros sostienen que para “ser competitivos es fundamental la creación de políticas públicas, regulaciones acordes a las necesidades actuales”. Algunos reconocidos artistas que integran la Asociación son Lali Espósito, Julieta Nair Calvo, Chino Darín, Cande Vetrano, Gastón Cocchiarale, Julieta Nair Calvo, Manuela Pal, Andrés Gil y Victorio D’Alessandro.

Comments

comments

Seguir leyendo

Mas leidas