35.1 C
Resistencia
sábado, noviembre 26, 2022

Franco Florio es el argentino más rápido de la historia: corrió los 100 metros en 10s11 y es el dueño del récord nacional

Portada del Día

Noticias Relacionadas

Franco Florio, el velocista porteño que hace poco tiempo asomó como la gran promesa de nuestro país en esa distancia -después de alternar el atletismo con el rugby seven-, acaba de concretar un hito, realmente histórico, con el nuevo récord nacional de los 100 metros llanos: 10s11, con un leve viento favorable -y reglamentario- de 0,5 m/s.

Fue durante la final de esa prueba en el Campeonato Sudamericano u23, que se inició este jueves en el Centro Nacional de Cascavel, estado de Paraná, Brasil.

Florio ocupó el segundo puesto y se llevó la medalla de plata, escoltando al defensor del título, el brasileño Erik Felipe Barbosa Cardoso, quien marcó 10s08. La medalla de bronce fue para el colombiano Ronal Longa con 10s30.

El anterior récord argentino era de 10s23 y pertenecía a uno de los grandes velocistas de nuestra historia -semifinalista mundial de 200-, Carlos Alberto Gats, quien lo había logrado el 17 de julio de 1998 en el Campeonato Iberoamericano en Lisboa. Dicha marca fue igualada por el bahiense Gabriel Simón, un año más tarde (25-6-99) en la altitud de Bogotá.

Desde entonces, ningún “sprinter” argentino se había acercado a esos niveles, hasta que la aparición de Florio hizo crecer la expectativa sobre sus posibilidades. Tras el parate por la pandemia, brilló con su título nacional y su mejor marca personal de 10s24 -a una centésima del récord- al ganar el Campeonato Argentino en Rosario, a fines de 2020.

Franco Florio. Foto Twitter @DeportesAR
Franco Florio. Foto Twitter @DeportesAR

En la última temporada comenzó a demostrar sus posibilidades en la competición internacional, logrando la medalla de bronce en el Panamericano u23 de Cali (10s37). Y marcó otro hito en mayo pasado, su medalla de bronce con 10s31 en el Campeonato Iberoamericano en La Nucía, España.

Atleta del Club Quirón, este jueves se había mostrado en óptima forma al correr en 10s20, aunque con viento a favor, durante las eliminatorias. En la carrera decisiva, y tras un arranque que lo veía algo dubitativo, afirmó su accionar a partir de los 30 metros y libró un intenso duelo con el favorito Barbosa Cardoso, quien consiguió mantener una mínima luz de ventaja hasta el final, para asegurarse nuevamente la dorada, como un año atrás en Guayaquil.

“Estoy muy emocionado, siento que es un premio a todo el trabajo que hice en estos meses. Tuve una buena experiencia de torneos con velocistas importantes en Europa, luego del Iberoamericano, me sirvió para seguir aprendiendo. Y en las últimas semanas, me preparé especialmente para este Sudamericano y para los próximos Odesur de Asunción, que serán el broche para la temporada”, expresó Florio a Clarín desde Cascavel.

Franco Florio con la camiseta de Los Pumas Seven, en el Seven de Vancouver 2019.
Franco Florio con la camiseta de Los Pumas Seven, en el Seven de Vancouver 2019.

El flamante récord de Florio corona el momento de recuperación de la especialidad de velocidad dentro del atletismo argentino, que se da con un crecimiento general de marcas y con la aparición de otros importantes valores como el menor santafesino Tomás Pablo Mondino (10s36 en el Mundial u20 de Cali) y Elián Larregina, este sobre 400 metros llanos.

“Es un orgullo que vayan apareciendo buenos velocistas después de tanto tiempo -dijo Florio- Tal vez, en algún momento, podamos volver a contar con una posta de 4×100 metros en un Mundial o en Juegos Olímpicos, sería un trabajo de conjunto muy importante”, agregó.

Con su marca de este jueves, Florio se ubica como el cuarto mejor velocista sudamericano de esta temporada (una lista que lideran tres brasileños: Rodrigo Pereira do Nascimento con 10s04, Felipe Bardi dos Santos con 10s04 y el citado Erik con sus 10s08).

En el historial de los Campeonatos Sudamericanos u23 -surgidos hace casi dos décadas en Barquisimeto- el único argentino que había llegado al podio de los 100 metros era Otilio Rosa, subcampeón en Cuenca 2018 con 10s50. Florio había participado el año pasado en Guayaquil, ocupando el sexto puesto con 10s58.

A nivel de mayores, el atletismo argentino había logrado ocho títulos en Campeonatos Sudamericanos, pero el último de ellos hace más de 70 años, en 1947 con el recordado Gerardo Bönnhoff. Desde entonces, el único que llegó a una medalla de plata fue Pedro Bassart en 1971, mientras que el último en alcanzar una medalla de bronce fue Carlos Gats en 1997. La aparición de Florio, Mondino y otros jóvenes valores ilusiona con revertir esa situación y con devolver a la velocidad argentina a los primeros planos de la región.

Otra gran figura argentina en este Sudamericano u23 que se inició en Cascavel es el puntano Bruno Agustín De Genaro, quien conquistó los 400 metros con vallas en 50s55, estableciendo el nuevo récord nacional de la categoría u20 y el cuarto registro histórico absoluto para nuestro país. De Genaro venía de marcar 50s.86 en el Mundial u20 de Cali, donde fue semifinalista.

Estas actuaciones, como las recientes del Sudamericano u18 en Sao Paulo, el progreso colectivo de nuestros fondistas y la gran performance del equipo nacional en el Iberoamericano de La Nucía complementan lo que es la mejor temporada del atletismo argentino en mucho tiempo.

Quién es Franco Florio

Franco Florio en el Nacional de Mayores 2020 en Rosario. Foto Sebastián Lasquera/CADDA
Franco Florio en el Nacional de Mayores 2020 en Rosario. Foto Sebastián Lasquera/CADDA

Florio, atleta de Club Quirón, nació el 30 de mayo de 2000 en Buenos Aires y hasta ahora su mejor marca personal en los 100 metros era 10s24, conseguida el 18-12-2020 en Rosario. Acaba de superarla al convertirse en recordman nacional con sus 10s11 en Cascavel.

Fue campeón nacional de los 100 metros en mayores en 2019 (Concepción del Uruguay) con 10s60, en 2020 (en Rosario) con 10s24 y en 2022 (nuevamente en Concepción) con 10s42. También había sido campeón nacional en la categoría u18 en 2017 con 10s88.

Su debut internacional se produjo en el Sudamericano u20 de Cali (2019) cuando ocupó el 5° puesto en los 100 metros con 10s63. Al año siguiente en Cochabamba, en el Sudamericano de Pista Cubierta, logró la medalla de bronce sobre 60 metros con 6s85 y la medalla de plata con la posta 4×400.

En 2021 participó en los 100 metros del Sudamericano de mayores (Guayaquil) con el 5° puesto en 10s49, en el Sudamericano u23 (Guayaquil) con el 6° puesto en 100 metros con 10s58, 6° en 200 con 21s40 y medalla de bronce con la posta 4×100. También fue medalla de bronce en el Panamericano u23 de Cali con 10s37 en 100 metros y con la posta 4×100.

En esta temporada del 2022 volvió a ser bronce del Sudamericano Indoor en Cochabamba con 6s70 en 60 metros y bronce en los 100 metros llanos del Iberoamericano de La Nucía con 10s31, logrando ahora la medalla de plata de los 100 metros en el Sudamericano u23 de Cascavel.