28 C
Resistencia
lunes, noviembre 29, 2021

El Gobierno prometió que iba a terminar 55.000 casas, pero se está construyendo menos del 20%

Portada del Día

Noticias Relacionadas

Están previstas desde abril, aunque sólo se ejecutan 9.500, que aún no fueron terminadas.

El 17 de agosto, a menos de un mes para las PASO y en pleno estallido por las visitas a Olivos en plena cuarentena, el Gobierno desplegó toda su artillería electoral en un acto que encabezaron el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner y del que participaron, entre otros, el gobernador Axel Kicillof, su vice Verónica Magario, el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa, los candidatos a diputados Victoria Tolosa Paz y Daniel Gollán, el diputado Máximo Kirchner y el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat Jorge Ferraresi.

La cita fue en la Isla Maciel, en Avellaneda, y el motivo, la entrega de casas que, según el oficialismo, no habían sido terminadas durante la presidencia de Mauricio Macri y que serían reactivadas por la actual gestión.

El denominado programa Reconstruir, con un presupuesto de $ 110.000 millones que se tenía que destinar a la finalización de 55.000 viviendas en todo el país, había sido lanzado en abril.

Una imagen de las casas de Isla Maciel, sin techos ni ventanas. Foto: Twitter Jorge Ferraresi.Una imagen de las casas de Isla Maciel, sin techos ni ventanas. Foto: Twitter Jorge Ferraresi.

Durante el acto de lanzamiento del programa se anunció que se iban a terminar las obras que se habían iniciado en el período 2016-2019 en distritos claves del conurbano como La Matanza, Lanús, Avellaneda, Almirante Brown y Merlo.

A la fecha, los avances han sido escasos y desde la página oficial de Presupuesto Abierto no se puede acceder a la ejecución de los fondos de ese programa específico del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat.

Clarín se comunicó con fuentes ejecutivas, que comentaron que de las 55.000 viviendas proyectadas para terminar en todo el país, se avanzó en la construcción de 9.500 y con la aprobación de otras 10.000, pero todavía no se terminó ninguna ni hay gente viviendo en ellas. Además, hay otras 6.600 que se encuentran en período de evaluación de la documentación.

Desde Nación explicaron que los plazos de construcción son de 12 meses en el caso del programa Reconstruir y de 18 meses en el del programa Casa Propia.

Así, aseguran, las primeras viviendas terminadas tendrían que estar listas en enero. Y sostienen que la ejecución de las casas depende de que las tierras figuren a nombre de los municipios y que se cumplimenten una serie de plazos y procedimientos burocráticos, como el de la “factibilidad de servicios”.

La panorámica de la obra en la Isla Maciel, con las casas sin terminar. Foto: Twitter Jorge Ferraresi.La panorámica de la obra en la Isla Maciel, con las casas sin terminar. Foto: Twitter Jorge Ferraresi.

Antes de esos datos entregados por Desarrollo Territorial y Hábitat, los más recientes que se habían difundido eran de fines de mayo, incluso antes de que Alberto F. y Cristina inauguraran las obras en Isla Maciel.

Fue cuando el entonces jefe de Gabinete Santiago Cafiero asistió al Senado para la presentación de su informe de gestión.

En aquel momento, Cafiero confirmó que las 55.000 viviendas sin finalizar en la presidencia de Macri se iban a reactivar a través del programa Reconstruir que se había aprobado a través del decreto 99/2021, el 7 de abril.

Pero dio números que, porcentualmente, contradijeron el parate de obras durante el macrismo y la presunta reactivación en la presidencia de Alberto Fernández.

De 2016 a 2019, según el propio Gobierno, se terminaron 64.438 viviendas sociales, a razón de 16.000 por año. En 2020, pandemia mediante, se completaron sólo 8.188, la mitad en proporción de las que se finalizaron en la gestión de Macri.

Además, en su informe, Cafiero explicó que el programa Reconstruir había venido a reemplazar a su antecesor, Reactivar, creado durante la etapa como ministra de María Eugenia Bielsa, que renunció en noviembre del año pasado, marcada por Cristina Kirchner como una de las funcionarias “que no funcionan”.

Ni techos ni ventanas

Las más emblemáticas de las casas que se construyeron son las de Isla Maciel, en Dock Sud, Avellaneda, donde se realizó el acto de lanzamiento en agosto, con toda la pompa electoral, presentando a la dupla de candidatos bonaerenses.

Ingresar a la zona es prácticamente imposible, por ser uno de los asentamientos más peligrosos de la provincia de Buenos Aires, pero con vistas panorámicas que tomó el propio Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat se puede advertir que las casas siguen sin finalizarse, al punto que la mayoría no tiene techos ni ventanas.

Tras una visita que hizo a la obra a finales de octubre, Ferraresi reconoció que de las 84 casas que se están culminando allí, sólo se entregaron 16, es decir, menos de un 20%. El ministro, intendente de Avellaneda en uso de licencia, es uno de los principales referentes del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires, y Avellaneda, aun con margen exiguo, uno de los distritos donde el oficialismo logró imponerse en las PASO.

En el partido vecino de Lanús también se preveía que se iban a entregar viviendas a través del Reconstruir, en los barrios populares La Maquinita y Villa Jardín. Al ser el único municipio del sur del Conurbano gobernado por Juntos por el Cambio, la relación con Nación no es de lo más fluida.

En el caso del barrio La Maquinita, fuentes municipales aseguran que la obra se encuentra judicializada desde 2013, durante la gestión del peronista Darío Díaz Pérez, porque la empresa a cargo de la construcción de las viviendas presentó la quiebra aún habiendo cobrado adelantos de la obra.

A partir de eso, el municipio le inició juicio a la empresa, por lo que mientras dure el litigio no se puede reactivar la construcción. Desde Nación, sobre el caso de La Maquinita, sostienen que la obra está frenada porque se les pasó el doble de presupuesto de lo que correspondía.

No obstante, el Gobierno nacional incluyó a ese barrio dentro del programa Reconstruir, junto al de Villa Jardín, que espera el avance del segundo tramo de la obra, 122 viviendas: por ahora sólo ingresó al Consejo Deliberante el convenio formal. La primera parte, comentan en Lanús, fue inaugurada en 2017 por el gobierno de Macri.

Clarín también intentó acceder al desagregado del presupuesto 2021 y 2022 del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, pero Reconstruir no figura entre los programas del Ministerio, que a la fecha ejecutó el 87% de los $ 115.000 millones que tenía previstos para 2021. Allí no se contemplan los fondos del Reconstruir.