6.5 C
Resistencia
jueves, septiembre 16, 2021

Denuncian que la toma de tierras de Barracas “fue impulsada por punteros del PRO”

Portada del Día

Noticias Relacionadas

Seina Gómez, militante del Movimiento Barrios de Pie e integrante del Comité de Crisis de la Villa 21-24 del barrio de Barracas, denunció este martes que la nueva toma de los terrenos en el predio conocido como Tierra Amarilla “está impulsado por punteros políticos del PRO”, integrante de la alianza política que gobierna la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

“Los responsable de la toma son punteros políticos del PRO, que de esta forma quieren recuperar comuna 4”, dijo Gómez, en un breve diálogo con Télam.

En ese sentido, la dirigente explicó que el Comité de Crisis en la Villa 21-24 “se conformó por muchas organizaciones sociales para enfrentar la pandemia y ayudar a los vecinos” frente al coronavirus.

“En el barrio hay de todo, desde chantas, hasta los vecinos y militantes que realmente necesitan de todo. La Villa 21-24 ha crecido enormemente y la emergencia habitacional se ha potenciado en los últimos años en la Ciudad de Buenos Aires; nosotros como organización social no podemos hacer la vista gorda de lo que sufre el vecino”, comentó la dirigente.

Gómez reiteró que “los punteros del PRO fueron los que iniciaron la toma de Tierra Amarilla” y explicó que, “cuando se corre la bola que se está tomando terrenos, ante tanta necesidad, obvio que todo el mundo va a donde le dicen que hay un pedazo de tierra”.

Ante una consulta, la referente social dijo que los terrenos en cuestión de “Tierra Amarilla” -dentro de la Villa 21-24 de Barracas- “son terrenos nacionales que pertenecían al ferrocarril”.

Más de 100 familias humildes, en especial mujeres y niños, mantenían este martes ocupado un predio dentro de la Villa 21-24 del barrio porteño de Barracas, en reclamo de una solución habitacional, informaron voceros de los vecinos en el nuevo asentamiento.

“Somos todos vecinos de la misma Villa 21-24 que no podemos pagar lo que nos piden para alquilar una casilla. Estamos peleando por un derecho, un reclamo que lleva décadas: un pedazo de tierra y poder tener una vivienda digna”, dijo a C5N Nahuel Arrieta, uno de los delegados de la toma de tierras.

La ocupación

En el predio -de unos 300 por 400 metros de diámetro- conocido como “Tierra Amarilla”, ubicado en uno de los costados de la Villa 21-24 de Barracas, muy cerca del estadio de Huracán, se instalaron el viernes último unas 100 familias con precarias carpas, toldos, lonas y tirantes de madera, y formaron un nuevo asentamiento en la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

A los costados del predio -sin agua potable ni baños- se ubicaron varios móviles con efectivos de infantería de la Policía Federal Argentina (PFA).

Gladys, una de las voceras de los ocupantes, explicó a la prensa que el lugar es “un terreno baldío” que no se sabe bien de quién es.

“Solo había barro y basura. No sabemos si estas tierras son de la Ciudad de Buenos Aires o de Nación”, dijo.

El pedido de la Iglesia

El sacerdote Lorenzo “Toto” De Vedia, cura responsable de la Parroquia de los Milagros de Caacupé, en la Villa 21-24 del barrio de Barracas, pidió este martes la constitución de una “mesa de diálogo entre representantes de los vecinos que tomaron terrenos en ese barrio porteño, junto a los gobiernos nacional y de la ciudad” de Buenos Aires, para buscar una solución a la falta de viviendas en el distrito.

“Creo que tiene que haber una mesa de diálogo entre representantes de la gente que toma terrenos y que está reclamando una vivienda, el gobierno Nacional y el gobierno de la Ciudad”, consideró De Vedia, en declaraciones formuladas a Télam Radio.

En ese sentido, el religioso recordó que “hace mucho tiempo” reclaman que “construcciones que se han hecho muy cerquita de la Villa 21-24 para familias de otro sector social, tendrían que haber sido para los vecinos” de ese lugar, porque allí “es creciente la necesidad de viviendas”.

El Padre “Toto” reclamó que “de ninguna manera tiene que haber desalojo violento” y criticó al Gobierno porteño por no tener “ningún plan integral de urbanización para la villa”.

En ese marco, De Vedia consideró que la reciente muerte de una chica adolescente de 15 años en la Villa 21-24 “arrollada por un tren de carga”, es “una muestra de la gran desidia de un Estado que no cuida a los vecinos”.

“Si se fueron a vivir al lado de la vía no es porque les guste sino porque vienen de un lugar peor. La toma de terrenos al costado de la villa 21 es la expresión de un Estado que le debe la solución al gran déficit habitacional que hay en la Villa 21-24” de Barracas, dijo.