Connect with us

Internacional

Chile: Anuncios de Piñera no convencen y los disturbios llegan a los barrios ricos de Santiago

Publicado

on

Las protestas sociales llegaron este miércoles al centro comercial Costanera Center, la puerta de entrada al distrito financiero y las zonas acomodadas de Santiago, hasta ahora indemnes de las manifestaciones que sacuden Chile.

Por otro lado, el presidente Sebastián Piñera anunció un incremento del 16% del salario mínimo aseguró que no tiene “nada que ocultar” frente a las denuncias de excesos policiales que se han multiplicado en estas semanas.

A dos semanas y media del estallido, cientos de personas -en su mayoría jóvenes- llegaron hasta el centro comercial, el más grande de Sudamérica y con la torre más alta de la región, para protestar por reformas sociales y en contra del gobierno.

La policía acordonó el lugar y la administración decidió cerrar las puertas después del mediodía tras evacuar a sus trabajadores. Locales comerciales aledaños resguardaron con madera y latones sus vitrinas y se vivía un ambiente de tensión en el barrio de Providencia, un sector comercial de clase media alta, a pocas cuadras del Costanera Center.

Un grupo de manifestantes se trasladó a la sede en Providencia de la Unión Democrática Independiente (UDI), el partido pinochetista que es parte de la coalición del gobierno Sebastián Piñera y comenzó a atacar la casona.

Pintó el frente con palabras como “golpistas” y el símbolo anarquista, tiró abajo las rejas que protegían el lugar, forzó la puerta de entrada y sacó un televisor y muebles pequeños y los destruyó, según la Radio Cooperativa. Todas las personas que trabajan dentro de la sede partidaria fueron evacuadas antes del ataque.

“Llegó la hora de llegar al oriente”, el este acomodado de la capital, decía una de las convocatorias anónimas difundidas en redes sociales, en la que se explicaba que era el momento “de que el empresariado sienta el descontento del pueblo” y “las clases se unan”.

La policía antimotines usó chorros de agua y gas lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que se concentraron en varios puntos alrededor del centro comercial, un ícono del progreso económico de Santiago. En algunos sectores, también se levantaron barricadas.

“La gente está más bien triste y asustada por cómo retomar la normalidad del país”, dijo Andrea Ortega, una abogada, de 43 años, que dejó su oficina para buscar a sus hijos antes de la hora habitual por miedo a los disturbios.

Un hombre se lleva una caja de un local de una cadena de farmacias, en Santiago.
Para Arturo Donoso, un padre de 40 años “es triste ver al país así. La ciudad está apagada, y yo creo que todos entendemos que hay una demanda justa, no porque vivamos aquí no lo sabemos”.

Las protestas sociales, que estallaron el 18 de octubre, han tenido como principal escenario el centro de Santiago, con manifestaciones -algunas violentas- casi a diario delante del palacio presidencial y en los alrededores de la Plaza Italia.

Para este miércoles también llamaron a protestar hasta la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) de las Naciones Unidas, cuya sede en la exclusiva comuna de Vitacura representa uno de los mayores íconos arquitectónicos de la ciudad y en cuyos alrededores también se emplazan la sede regional de la FAO y la OIT. Por precaución, la Cepal liberó temprano a sus funcionarios.

“Nada que ocultar”

El martes, dos estudiantes de secundaria resultaron heridas con perdigones disparados por policías que ingresaron a su liceo. Uno de ellos fue detenido este miércoles y se le imputará el delito de apremios ilegítimo, informaron medios locales.

La Fiscalía informó que 14 policías serán acusados por “tortura” contra dos personas, uno de ellas menor de edad, durante el estado de emergencia decretado por Piñera y vigente en los primeros 9 días de protestas.

Ante esta ola de denuncia, Piñera afirmó el miércoles: “Establecimos transparencia total en las cifras, porque no tenemos nada que ocultar”.

El mandatario aseguró que con la misma contundencia que se sancionará a los manifestantes que provocaron disturbios violentos, saqueos y dañaron más de 70 estaciones de Metro en medio de las protestas, se hará con “cualquier exceso que se haya cometido” en el uso de la fuerza.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) ha interpuesto 181 acciones judiciales por homicidio, torturas y violencia sexual supuestamente cometidas por policías y militares. El Colegio Médico, en tanto, contabiliza más de un centenar de heridos oculares por el uso de perdigones en las protestas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció que realizará una visita al país, sumándose a la misión de la Alta Comisionada de ONU para los DDHH que ya se encuentra en Chile. El miércoles, además, varias organizaciones internacionales, entre ellas la Organización Mundial Contra la Tortura, arribaron al país para investigar las denuncias.

Aumento del salario mínimo
Junto a varios de sus ministros en la sede presidencial de La Moneda, Piñera firmó un proyecto de ley que eleva -financiado por el Estado- el salario mínimo hasta los 350.000 pesos chilenos (467 dólares), en el marco de la agenda social con la que busca aplacar el malestar.

Pero la iniciativa fue interpretada en la calle como un “parche” que no soluciona la desigualdad social que existe en Chile y que no ha logrado resolver ningún gobierno desde el regreso de la democracia en 1990.

“Son manotazos de ahogado”, dijo Jorge Cabrera, un vendedor ambulante de 48 años. “A mí no me convencen sólo con propuestas momentáneas, son cosas que se han solicitado hace más de 30 años: aumentar el sueldo mínimo, mejorar las pensiones, mejorar la salud”.

Incluso algunos dudaron de la veracidad de la propuesta. “Ojalá que se arregle esto y sea verdad lo que dijo, que va a aumentar” el ingreso mínimo, expresó Flor Silva, de 70 años. Silva recibe una pensión de 130.000 pesos (unos 174 dólares) y tiene que vender productos en la calle para completar sus ganancias. En los dos colectivos que toma cada día para movilizarse gasta aproximadamente unos 60 dólares mensuales.

Comments

comments

Seguir leyendo
Comentá aquí

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Internacional

Uruguay controló el coronavirus sin cuarentena obligatoria

Publicado

on

Por

Desde el comienzo de la pandemia, Uruguay decidió tomar una postura diferente al resto de los países de América Latina en la lucha contra el coronavirus. El gobierno de Luis Lacalle Pou optó por una estrategia cuidadosa, enfocada en hacer sintonía fina entre salud y economía. Así, evitó la cuarentena obligatoria y apeló a la responsabilidad de la población. Esta estrategia hasta ahora ha dado buenos resultados: los contagios —con 732 casos confirmados y 19 víctimas mortales— pudieron contenerse y los indicadores económicos están sufriendo caídas menos severas en comparación con los países vecinos.

Los primeros cuatro casos confirmados de coronavirus se conocieron en el país el martes 13 de marzo. El mismo día el gobierno declaró la emergencia sanitaria: se suspendieron las clases, los eventos masivos, las actividades no esenciales y se ordenó el cierre de fronteras. A la vez, el Ejecutivo lanzó la “Operación Todos en Casa”, para repatriar a los uruguayos que quedaron varados en el exterior en medio de la pandemia.

Sobre todo, el gobierno evitó dictar una cuarentena obligatoria, tal como venía pidiendo la oposición del izquierdista Frente Amplio. En lugar de esa medida, apeló a la responsabilidad de los ciudadanos, recomendando limitar las salidas a la calle. De esta forma, permitió que la actividad laboral continuara.
“Para nosotros la libertad del individuo es muy importante, el presidente nunca quiso tomar una medida que no tuviera en cuenta ese aspecto fundamental que es nuestra filosofía de vida”, explicó a Infobae la vicepresidenta de Uruguay Beatriz Argimón. “Nos sentimos muy cómodos con un mensaje que nos comprometía porque sabíamos que la libertad tiene como límite el cuidado del resto de la sociedad”.

 

“Es fácil decir que no trabajen, pero hay que estar ahí. Estamos tratando de que los motores de la economía funcionen para que los uruguayos puedan salir adelante”, dijo por su parte Lacalle Pou a principios de mayo.

El país está usando un nuevo enfoque incluso para financiar la respuesta al brote. Uruguay, un país de tres millones de habitantes, aprovechó su relación con los bancos regionales de desarrollo pidiendo prestados US$1.400 millones en líneas de crédito de bajo costo para financiar las medidas contra la pandemia de coronavirus sin depender de los volátiles mercados de bonos, como lo hacen sus pares regionales.

Para nosotros la libertad del individuo es muy importante, el presidente nunca quiso tomar una medida que no tuviera en cuenta eso”

Paralelamente, el gobierno propuso crear un “Fondo Coronavirus” para el que ministros y legisladores y otros funcionarios públicos rabajaran un 20% su salario para hacer frente a la pandemia de Covid-19. La medida, aprobada con la votación unánime de la Cámara de Diputados, recaudó hasta ahora 12 millones de dólares.

Al mismo tiempo se desató la solidaridad de los privados: el agro donó 100 millones de dólares, las marcas de comida de alimentos para canastas, distribuidas gracias a miles de voluntarios.

El gobierno planea gastar USD 400 millones y canalizar más de USD 2.600 millones en préstamos a empresas para mitigar las consecuencias para la sociedad de la pandemia de coronavirus. Lacalle Pou, quien comenzó su mandato de cinco años el 1 de marzo, está lidiando con la mayor desaceleración de su país desde que una crisis financiera regional provocó que la economía se desplomara en 2002. El gobierno heredó además un alto déficit fiscal y altos niveles de gasto público.

En mayo, el país comenzó su regreso a la normalidad. A principios de mes reabrieron las oficinas de la administración pública para atender a los ciudadanos y las escuelas rurales, mientras en las próximas horas podría darse el anuncio de una vuelta paulatina de toda la actividad escolar, incluso en las grandes ciudades.

 

Se reanudaron además algunas actividades comerciales, que se ha dejado en mano de los propietarios, y 45 mil obreros volvieron al trabajo a modo de experimento para comprobar cómo reacciona el sector de la construcción, además de otor número similar de trabajadores indirectos de modo colateral en el transporte, entre otros rubros.

El presidente uruguayo ha defendido que, “si se toman los recaudos, si se aplica el distanciamiento social y se usa tapaboca, salir no está desaconsejado”. “Cuando pasa el tiempo, la gente empieza a sufrir las consecuencias del aislamiento”, sostuvo.

Así, adelantó que en las próximas semanas se producirán “más aperturas”. “Ya ahí, esperamos el buen uso de la libertad por parte de los uruguayos”, apostilló.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Historia en África: Sudán prohíbe la mutilación genital femenina

Publicado

on

Por

La mutilación genital femenina (MGF) es una práctica que afecta y afectó a más de 200 millones de mujeres y niñas repartidas en países de África y Oriente Medio.

Según la Organización Mundial de la Salud, la mayoría de los casos se practican en la infancia, en algún momento entre la lactancia y los 15 años.

En una avanzada en materia de derechos de la mujer, Sudán aprobó una ley que criminaliza a quien practique la MGF de ahora en adelante, siendo el castigo máximo tres años de cárcel.

Si bien esta noticia es bien recibida (y debe serlo), resulta preocupante saber que será muy difícil erradicar esta terrible práctica.

Muchas comunidades africanas ven, en la mutilación, un paso necesario para el matrimonio, por lo que se la puede considerar una tradición muy asentada.

Otra cuestión poco alentadora es que, por miedo a las represalias, habrá quienes no denuncien este crimen.

Comments

comments

Seguir leyendo

Internacional

Coronavirus: Italia el primer país en decretar confinamiento total finalmente se abrió

Publicado

on

Por

Pese al temor a un gran caos, sobre todo en los transportes públicos, por el regreso al trabajo de cuatro millones y medio de personas, nada de eso ocurrió. La situación en estaciones de trenes y subtes, donde por supuesto hubo más gente que comenzó a trasladarse, estuvo bajo control. Y aunque hubo gente que viajó, no se dio el tan temido éxodo de norte a sur, porque a partir de hoy está permitido el regreso a los domicilios de residencia para quienes habían quedado bloqueados.

Justamente debido al miedo a muchedumbres -y al contagio- y respondiendo a ese llamado a la responsabilidad que hizo el primer ministro, Giuseppe Conte, muchos optaron por trasladarse a sus trabajos en auto, moto o bicicleta, y muchos siguieron quedándose en casa. En Roma, en efecto, se veían colectivos que circulaban semivacíos, algo que reflejó también el hecho de que escuelas y universidades no reabrirán hasta septiembre, en el nuevo año lectivo. Tiendas que venden al por menor, de ropa y calzado, seguían cerradas ya que sólo podrán reabrir el 18 de mayo.

 

Como a partir de hoy está permitido hacer actividad deportiva, correr o andar en bicicleta más allá de los 200 metros de la residencia de uno, en una jornada de sol primaveral se veían muchos runners y personas de todas las edades de jogging y zapatillas, caminando, finalmente libres. También fue posible para los chicos volver a los parques, hasta hoy cerrados, aunque las zonas de juegos siguen inaccesibles para que pueda respetarse la consigna del distanciamiento social. Bares y restaurantes -así como peluquerías-, sólo podrán levantar persianas el primero de junio. Pero tienen permitido el “take away”, por lo que finalmente muchos pudieron darse el gusto de volver a tomarse un café.

Mercado de Porta Palazzo en Turín. Las ferias de alimentos mostraron concentración de gente en los puestosMercado de Porta Palazzo en Turín. Las ferias de alimentos mostraron concentración de gente en los puestos Fuente: Reuters
“No podemos poner mesitas afuera, ni dejar que se tome acá adentro, ni afuera, frente al bar, pero los clientes se pueden llevar las cosas. No es lo mismo el café en un vasito de cartón, pero bueno, mejor que nada… Hay que volver a empezar”, dijo a LA NACION Alberto, mozo de Romoli, histórico bar que se levanta muy cerca de Piazza Navona, a quien se le intuía una sonrisa debajo del tapaboca.

Distancia social en los colectivos de RomaDistancia social en los colectivos de Roma Fuente: AFP
“¡Bravo! ¡Bien!”, le decían, aplaudiendo, algunos vecinos a Maurizio, dueño de una tradicional marquería del centro histórico, que también pudo volver a levantar sus persianas después de casi dos meses y que estaba con su barbijo parado en la puerta saludando a los transeuntes. “Ya estamos listos, ya instalamos los stickers en el suelo para que los clientes mantengan la distancia, tenemos el alcohol en gel, los guantes, estamos en marcha”, dijo Maurizio, eufórico. “Al final los italianos fuimos muy disciplinados, todos respetamos a rajatabla las indicaciones, salvo excepciones, que siempre hay”, agregó, sonriente.

Las calle de Venecia, atestadas de personasLas calle de Venecia, atestadas de personas Fuente: Reuters
En estos dos meses de parálisis, marcados por la consigna de quedarse en casa y el espanto de una sangría de muertos, sobre todo en las regiones del norte, las más golpeadas, sólo estuvieron abiertos supermercados, tiendas de alimentos y farmacias (y librerías en las últimas semanas).

Si bien sigue siendo necesario tener un motivo para salir de casa -necesidad, salud, urgencia-, se sumó a partir de hoy la visita a familiares, siempre y cuando vivan en la misma región. Para salir hay que llevar un formulario de autocertificación, aunque a partir de hoy los controles se flexibilizaron. De hecho el ministerio del Interior hizo saber que si uno sale a caminar o correr ya no será necesaria la autocertificación. “Contamos sobre el sentido de responsabilidad de los ciudadanos”, dijo la ministra del Interior, Luciana Lamorgese, que explicó que ya no habrá ciudades blindadas, repletas de patrulleros controlando a los infractores -como sucedió en estos dos meses, en los que incluso algunos debieron pagar multas saladas por salir a correr a 250 metros de su vivienda-, sino que la policía se concentrará en asuntos más importantes. Es decir, no estará controlando si alguien se está desplazando para ir a ver a la tía, a la novia o a la amante -sigue siendo poco claro quienes son esos “allegados” que a partir de hoy pueden visitarse-, sino que no se produzcan aglomeraciones de personas en plazas, estaciones, en frente de una parada de autobús o delante de una fábrica.

Con aciertos y errores el primer ministro, Giuseppe Conte, al mando del país para capear la peor tormenta que atraviesa Italia desde la Segunda Guerra Mundial, sabe que con la “fase 2” se juega al todo o nada. Por eso hizo un llamado a la responsabilidad. “Como nunca antes, el futuro del país está en nuestras manos. Más escrupulosos seremos, antes podremos recuperar espacios de libertad. No tiremos por la borda lo que conseguimos con fatiga”, pidió, volviendo a insistir en el uso de mascarillas, en el lavado frecuente de manos y en el distanciamiento social. La batalla contra el coronavirus, en efecto, sigue adelante. Tal como advirtió el médico Walter Ricciardi, consejero del ministerio de Salud y miembro del comité científico-técnico que asesora al gobierno, “así como reabrimos, podemos volver a cerrar todo” si el contagio vuelve a dispararse.

Comments

comments

Seguir leyendo

Mas leidas